block

REVISIONES POR PAIS / ESTILO: Grecia  / Rock ~ Prog

     
La escena griega Akritas Aphrodite's Child
 
  Socrates Vangelis
     
     

 

Materia opinable:

El gobierno del pueblo griego entendió siempre que el rock era una música "importada", sin ningún punto de contacto con las tradiciones de su gente y desalentó de forma manifiesta las expresiones musicales dentro del estilo. Si hubo algún atisbo de surgimiento de rock progresivo con la maduración de Aphrodite's Child, lamentablemente esa llama se apagó en cuanto la dictadura cedió el poder y se agotó el espíritu revolucionario de los primeros rockeros.

Sólo un par de bandas lograron trascender la barrera del tiempo, en tanto los artistas de mayor reputación tomaban rumbos separados al separarse la banda que inició el camino, Aphrodite's Child,  momento en el que Vangelis y su primo Demis Roussos, iniciaron sus respectivas carreras solista por rutas totalmente alejadas entre sí.

block EL ROCK EN GRECIA
GRECIA
por REP

El rock comienza a escucharse en Grecia en los '50 pero no es hasta la década del '60 que echa anclas para quedarse de la mano de los primeros intentos vernáculos. Algunos grupos se atreven y comienzan la producción de sus propios temas, todavía cantados en inglés. Entre estas primeras experiencias se cuentan la banda de un juvenil Vangelis, que se hace conocida como "The Forminx", "The Idols" y "The Olympians".

Recién a finales de esta década se produce la aparición de "Aphrodite's Child", el grupo de mayor suceso en en la historia de las agrupaciones de rock griegas, la que luego de su álbum debut de muy buena repercusión en Francia, se hace conocida a través de su segundo disco "It's Five O'Clock"

Junto con el éxito Aphrodite's Child, hay que mencionar a Dionysis Savvopoulos, un autor que explora la fusión del folklore griego con elementos del rock y que consigue llamar la atención con sus composiciones.
Llegados ya los años '70s, aparecen otros grupos como "Exadahtylos", "Pelóma Bokioú" y "Poll" pero los que de alguna manera alcanzan la clasificación de progresivos son "Socrates", "Axis" y "Akrita".
Otros artistas de rock muy populares fueron Pavlos Sidiropoulos y Nikolas Asimos -quien grabó sus primeros tapes en forma ilegal mientras el país aún estaba bajo la dictadura militar- pero el género y sus intérpretes perdieron posiciones rápidamente hasta finales de la década, cuando pareció resurgir un poco gracias a la aparición del punk.

arriba

Akritas

Akritas (1973)
por HLT
 

Integrado por Aris Tasoulis en teclados, Giogos Tsoupakis en batería y Stavros Logarides en bajo y guitarra, ex integrante de Poll una agrupación que alcanzó gran popularidad en los primeros 70s en Grecia. En el único álbum realizado cuentan con la colaboración de Dimis Papachristou en guitarras y John Papadopoulos en órgano. Se trata de uno de los discos más interesantes surgidos de Grecia. Plenamente progresivo, con aportes de jazz y musica clásica y pinceladas de tradición musical griega, impetuosos cambios rítmicos y refinados arreglos para composiciones que conforman una obra conceptual que en nada tiene que envidiar a trabajos realizados en países con mayor raigambre dentro del rock progresivo. En algunos momentos se asemeja a los mejores arquetipos del género sinfónico italiano por sus trabajadas melodías de tinte mediterráneo, y bien estructuradas armonías que giran en general en torno a los teclados y a veces se estructuran alrededor de las guitarras. Las letras afortunadamente son cantadas en griego. Un trabajo absolutamente recomendable que hace lamentar la carencia de continuidad de la agrupación.
arriba

APHRODITE'S CHILD
por HLT

La banda Aphrodite´s Child se formó en 1967 por el teclista y compositor Vangelis Papathanassiou que acababa de abandonar Forminx el grupo pionero del Pop en Grecia, Demis Roussos, cantante de coros bizantinos y bajista, Lucas Sideras, bateria, y Silver Kouloris guitarrista que se añadiría a ellos después de la grabación de su primer álbum. Aunque sus componentes eran originarios de Grecia, la agrupación cosechó un gran éxito en Francia (país de acogida), y por extensión al resto de Europa. Su triunfal debut se produjo con el single Rain And Tears una versión libre del clásico "Canon" de Pachelbel. Posteriormente lanzarían al mercado sus irregulares dos primeros álbumes End Of The World Y It's Five O'clock. Sus influencias iban desde la música tradicional griega , pasando por el pop más comercial, hasta el rock psicodélico y sinfónico que practicaban bandas como Pink Floyd, Procol Harum y Moody Blues. Sin embargo, la inquietud artística del teclista (auténtico líder del grupo) se plasmó demoledoramente en el siguiente trabajo, el doble álbum conceptual 666. (Ramón Sellarës).
arriba

Aphrodite's Child
End Of The World (1968)

por HLT
 

En 1967 el compositor y tecladista Vangelis Papathanassiou, el bajista y cantante Demis Roussos, Anargyros (Silver) Kouloris como guitarrista y Lucas Sideras en batería y percusión, con la banda recién integrada deciden intentar éxito en Londres con dos demos bajo el brazo: "Plastics Nevermore" y "The Other People". Silver queda en el camino por deber cumplir con su servicio militar. Por problemas en los permisos de trabajo, rápidamente se trasladan a Francia. Allí logran grabar la adaptación del canon de Pachelbel. y alcanzan un considerable éxito que les permite acceder al álbum en 1968. En esta instancia la peculiar voz de Roussos y la habilidad en los teclados de Vangelis logran plasmar una obra que aún inmersa en la psicodelia deja ya exhibir notables arreglos instrumentales, trabajadas melodías y aportes de la música tradicional griega. Aunque la escasa extensión de los temas en general no permite explayarse a las partes instrumentales todo lo deseable, el trabajo de teclados es avanzado para la época y lleno de matices, perfectamente acoplado a los climas que se van generando, que son remarcados por el dramatismo que imprime Roussos en las secciones cantadas. Un excelente álbum debut, muchas veces injustamente dejado de lado ante la magnificencia de su tercer obra.
arriba

Aphrodite's Child
It's Five O'clock (1969)
por HLT

El éxito obtenido en Francia por la banda con “End of the World” hace que logren editar algunos singles con los que se incrementa su popularidad. En 1969 se trasladan a Londres para grabar el segundo álbum It's Five O'clock. Se trata de una obra más pretenciosa que la anterior, con arreglos más exuberantes y en forma paralela con melodías más ampulosas que permiten a Roussos desplegar todo su histrionismo. Sin embargo musicalmente no alcanza el impacto del primer disco. Esto no impide a Aphrodite´s Child, alcanzar ventas más importanes y lugares de privilegio en los rankings (El simple de Let me Love, Let me Live, alcanza en puesto n° 1 en Francia). En el seno de la banda comienzan alguna sfricciones. Vangelis desea recluirse para trabajar solo en estudio y esto obliga incluso a sus compañeros a presentarse en ocasiones con su hermano Niko Papathanassiou ocupando el lugar de los teclados. En 1970 ya están trabajando en las sesiones de 666 junto al reincorporado Silver Koulouris.
arriba

Aphrodite's Child
666 (The Apocalypse of John)
(1970-1972)
por HLT

Vangelis se basó en el libro del Apocalipsis de San Juan para su obra, quizás porque por aquel entonces, tanto él como sus compañeros andaban enfrascados en la "movida satánica" con una secta de intelectuales llamada Sahlep, muy de moda en el mundillo artístico del París de los sesenta y setenta. De hecho muchas son las colaboraciones en la grabación de componentes de aquel grupo de iluminados, destacando sobre el resto la de Irene Papas, la mas famosa actriz de Grecia protagoniza en el tema "? " una desgarrada y sensual invocación a ese señor con cuernos que gobierna en los infiernos. (Por cierto, yo no aconsejo su audición a oídos sensibles). Estamos sin duda ante un álbum maldito por diversas razones. Su grabación causó la disolución de la banda porque los restantes miembros de esta, mas amantes de los hits facilones y las giras repletas de fans femeninas, se vieron apabullados ante la exhibición de ideas de su líder y el trabajo que suponía plasmarlas. Todo esto unido al miedo de la compañía discográfica al fracaso comercial, provocó que esta ambiciosa obra desarrollada en forma de cuádruple álbum en 1970 retrasara su aparición en formato doble hasta 1972, año en que tuvo que compartir mercado con otras maravillas del rock, por lo que no fue valorada en su justa medida a pesar de su vanguardismo. Hay que tener en cuenta que en la galopante creatividad de los primeros setenta, dos años era mucho retraso. Lo que mas llama la atención de este gran trabajo es su detallada producción, rica en matices y sonoridades mediterráneas. Con la inclusión en ocasiones de percusiones y pequeños coros recitando versículos del citado libro del Nuevo Testamento, que guste o no, le dan un fuerte contenido religioso al conjunto global. Personalmente destacaría los siguientes temas entre una avalancha musical de tal magnitud:
The Four Horsemen. Una maravilla en la que Demis Roussos nos deleita con su refinada voz.
Aegian Sea. Muy atmosférico, en la onda de los Pink Floyd contemporáneos.
Altamon. Tema de una marcada cadencia, con un estupendo solo doblado de saxo a cargo de Harris Halkitis, que recuerda a los de Ian Mc Donald o Mel Collins en los primeros King Crimson.
All The Seats Were Ocupied. Una larga suite, a modo de resumen de todo el álbum, con psicodélicos desarrollos instrumentales.
Break. Que supone un suave y adecuado final, muy en contraste con el resto del trabajo, seguramente ese seria el motivo por el que fue elegido como single.
Después de la disolución de Aphrodite's Child únicamente dos músicos han destacado en su carrera, Demis Roussos en su faceta como cantante de pop melódico, y sobre todo Vangelis, compositor e interprete de multitud de discos entre los que cabe remarcar Heaven And Hell, Albedo 0'39, Spiral, China, Mask, Direct o El Greco; también es remarcable su faceta en el campo de las bandas sonoras de cine o documentales, de las que no se han editado ni la mitad de sus composiciones; tampoco es necesario presentarlo a los fans de Yes por sus trabajos junto a Jon Anderson, del que es un gran amigo. Para concluir objetivamente, hay que reseñar que 666, la obra póstuma del cuarteto griego, es un álbum a tener en cuenta en lo que ha sido la historia del rock y, naturalmente, en la del progresivo. Subjetivamente añadiré que, aun siendo como es en algún momento un trabajo de difícil audición, se lo puede considerar como una aventura musical que no debe quedar en el olvido. (Ramón Sellarës).
arriba

Socrates
Socrates Drank the Conium (1972)
por HLT

Se trata de un trío integrado por Antonis Tourkogiorgis en bajo y voz, John Spathas en guitarra y Elias Boukouvalas en batería. En esta época el nombre de la banda era el mismo de este primer álbum. Sócrates Drank The Conium estaba notablemente influenciado por agrupaciones principalmente anglosajonas que se desenvolvían dentro del formato denominado “Power Trio”, y es de esa manera que aparecen referencias a Cream y Jimi Hendrix Experience, aunque también a otras bandas clásicas del rhythm & blues como Fleetwood Mac. El despliegue instrumental de los músicos es de alta calidad, particularmente la labor en el bajo de Tourkogiorgis. Sin embargo la música desarrollada esta ampliamente superada para 1972, pudiendo tenerse como una obra interesante referencia de lo que posteriormente será Phos, reconocido mejor trabajo discográfico de la agrupación.

arriba

Socrates
Phos (1976)
por HLT

Durante 1975, con Vangelis Papathanassiou como productor tecladista y percusionista invitado registran el material que saldrá a la luz en 1976, con el nombre de Phos. George Tradalidis es ahora el nuevo baterista reeplazando a Elias Boukouvalas. Las sesiones de grabación transcurren en el Orange Studio, manejado por el mismo Vangelis. Un gran cambio opera en la banda. Alejados del rock más rudimentario de su primera época, abordan ahora un estilo que sin abandonar del todo ciertas estructuras bluseras se interna en un estilo plenamente progresivo en el que convergen la elaboración de su propuesta musical con influencias armónicas de Gentle Giant y redención de las cimientos tradicionales griegos, como es costumbre en las bandas de la región. La voz de Tourkogiorgis recuerda de a momentos a la de Demis Roussos, aunque no despliega el atiborrado histrionismo del cantante de Aphrodite’s Child. De más está decir que el rol de los teclados de Vangelis es, al menos en reiterados pasajes, protagónico. El álbum, el cuarto en la carrera de la banda será editado al año siguiente.
arriba

VANGELIS

por HLT
Es imposible hablar del panorama musical de Grecia sin glosar la figura de Vangelis (Evanghelos Odyssey Papathanassiou), personaje fundamental en el campo de las músicas de vanguardia en la Europa de los setenta. Un músico inquieto e innovador que supo evolucionar desde la mas cándida psicodelia, hasta llegar a ser pionero en la aplicación de las nuevas tecnologías en la interpretación y la producción musical. Vangelis

Empleándolas con tal virtuosismo y sensibilidad que, además de conseguir un merecido éxito comercial, acabo marcando pautas para algunos de los nuevos movimientos musicales que llegarían en décadas posteriores. A pesar de no haber sido un s indiscutible que fue otra pieza clave para la corriente progresiva de los setenta. Una corriente que se encargó de demostrar de forma reiterada que el rock era únicamente otro punto de partida mas. (Ramón Sellarës)arriba

Vangelis
Sex Power  (1970)
por HLT

La banda sonora para un film dirigido por el escritor francés Henry Chapier marca el inicio de la carrera en solitario del músico griego. Esta grabación, realizada con anterioridad al ultimo trabajo de Aphrodite's Child, se divide en dos largas piezas, aunque ambas no conforman una estructura musical de unidad, sino que claramente se dividen en unos cortes bien diferenciados donde ya podemos percibir al compositor e intérprete a cargo de toda la instrumentación (teclados, percusiones y guitarra acústica). Aparte de alguna que otra interesante improvisación también se pueden subrayar las diferentes apariciones del tema central del film. Personalmente escucho con agrado una de estas ultimas que aparece casi al final de la primera parte, donde la sencilla melodía a la sazón interpretada con el piano eléctrico es arropada por la guitarra y un oscuro órgano, hacia la mitad del tema se incorpora una voz (seguramente corre a cargo de Demis Roussos, su primo y compañero en los Child por aquel entonces) con una tonada que entra en primer plano de forma paulatina para finalmente quedar sola en un momento lleno de magia.A pesar de no ser un magnifico trabajo, Sex Power posee un valor musical y afectivo que no lo hace merecedor de estar únicamente disponible en alguna desafortunada edición pirata. (Ramón Sellarës).
arriba

Vangelis
Hypothesis (1971)
por HLT

Producido por el legendario Giorgio Gomelsky (Yardbirds, Gong, Soft Machine, Julie Driscoll, Brian Auger & The Trinity, Magma), quien conoce a Vangelis durante la estadía en Francia de Aphrodite´s Child. Prácticamente disuelta la banda, Gomelsky, conocedor de los deseos de Vangelis de introducirse en la escena británica, le presenta a un grupo de músicos de sesión. Puestos a trabajar en el Marquee Studio, comienzan una serie de sesiones para preparar material para uno o más álbumes. Surgen problemas económicos y el material no se concluye. En Hipótesis colaboran en violín Michel Ripoche, en bajo Brian Odger y Tony Oxley en batería. De alguna manera no consentida por Vangelis el material de estas sesiones ve la luz en 1978. Se trata de una obra inmersa de la fusión jazz rock con altas dosis de improvisación propias del free jazz y, según comentarios del propio Gomelsky desarrolladas por Vangelis “en estado de trance”. No faltan puntos de contacto con la música de la escena de Canterbury, algo que no debe sorprender si se tiene en cuenta algunas de las bandas con las que había trabajado el productor. Tampoco debe dejar de mencionarse una voz que tararea recordando a Robert Wyatt. Un trabajo absolutamente recomendable, absolutamente alejado de lo que posteriormente haría famoso al tecladista.
arriba

Vangelis
The Dragon (1971)
por HLT

También en 1971, un par de meses después de las sesiones de Hypothesis, los mismos músicos, con el aporte adicional de guitarrista de Aphrodite´s Child, Silver Koulouris se vuelven a reunir en el Marquee Studio bajo la tutela de Gomelsky, para trabajar en nuevo material. Trabajan en esta ocasión sobre temas que son más cercanos a lo realizado por la virtualmente disuelta banda del tecladista. No es aventurado decir que el prolongado tema inicial genera a imagen de un ejercito espartano avanzando arrollador. El resto del material presenta una mixtura de ingredientes de jazz, rock y en forma patente, música tradicional griega que lo acercan a lo realizado en “666”. El trabajo de Kolouris es de destacarse. Tal como ocurrió con el anterior álbum, el sello discográfico no pudo darlo a conocer en su momento por dificultades económicas y solo fue editado en 1978, sin la autorización de Vangelis. Otro álbum interesante.

arriba

Vangelis
Fais Que Ton Rêve Soit Plus Long Que La Nuit (1972)
por HLT

Este interesante proyecto tuvo por objetivo rememorar en forma de documento sonoro lo acontecido en el mayo del 68 francés. Grabaciones de los disturbios estudiantiles se mezclan con las atmósferas que crean los sintetizadores del griego y con cantos reivindicativos a cargo de un grupo coral. Momentos bellos en algunas ocasiones y sugestivos en otras son el resultado de una combinación que deja indiferente a mas de un aficionado a la música de Vangelis. De todos modos es una pequeña desgracia que, a causa de su escasa comercialidad, una obra tan ambiciosa en su concepción haya pasado injustamente al olvido. Es por ello que se ha convertido en otra pieza de coleccionista que solo hallaremos en grabaciones no oficiales de muy escasa calidad. (Ramón Sellarës)
arriba

Vangelis
Earth (1973)
por HLT

Ya definitivamente separado Aphrodite´s Child, durante las postrimerías de su estadía en Francia, Vangelis continúa aún trabajando en forma grupal. Nuevamente con Anarygyros Silver Koulouris, el guitarrista de la banda y ahora con Robert Fitoussi en bajo y voz, cuyo timbre recuerda en algo al de Demis Roussos. Las raíces de la música tradicional griega siempre habían aflorado hasta el momento en las composiciones de Papathanassiou, pero nunca fueron tan patentes como en esta obra, prácticamente dedicadas a explorarlas, aunque con un sentido actual para la época. En cuanto a las letras, Vangelis no inetenta escapar de la realidad sociopolítica de Grecia y en We Were All Uprooted se habla del exilio de intelectuales griegos a fines de los 60s. En forma contrastante hay un par de temas casi pop que realmente desentonan con el contexto de la obra, pero no logran hacerla menos interesante. (HL)
Un buen trabajo, aunque ciertamente un tanto apartado de las directrices marcadas en la carrera en solitario de Vangelis. El motivo es una tendencia clara por parte de su creador a volver a las esencias del 666 de Aphrodite’s Child. Algo debido seguramente a algún tipo de presión por parte del sello discográfico Vertigo, cuyos ejecutivos estarían deseosos de rememorar el relativo éxito comercial que, de forma inesperada, supuso el doble álbum póstumo de la ya entonces desaparecida banda. Desgraciadamente Earth no trajo consigo los resultados lucrativos deseados, a pesar de que consiguiera en algunos momentos el objetivo de revivir la psicodelia fuertemente influida por el folklore mediterráneo que se exhibía en aquel “apocalíptico” disco. Un logro para el que fue fundamental la participación de Anargyros “Silver” Koulouris, ex-compañero de Vangelis en los Child, que junto al bajista y cantante Robert Fitoussi y el aporte de la letrista Richelle Dassin en los temas no instrumentales, logra influir de forma decisiva en algunas de las composiciones. En ocasiones lo hace con bastante acierto, como en la cadenciosa “Come on” o en la composición de Kouloris “He-o”, cortes ambos de fuerte carácter helénico que exhiben un gran trabajo a las cuerdas. Asimismo, las por aquel entonces habituales improvisaciones de perfil étnico de Vangelis se enriquecen formidablemente en este álbum gracias al aporte del guitarrista. La mejor de estas es sin duda “Sunny earth”, cuyas variaciones se extienden con una harmoniosa naturalidad a lo largo de mas de seis minutos. El resto de temas revelan con mas claridad la mano del que debía ser el protagonista del trabajo. Es el caso entre otras de “My face in the rain” (canción que es solo un presagio de lo que la esplendorosa “So long ago, so clear” seria en un futuro muy cercano) y de la conclusiva “A song”, otra muestra de dominio sobre las atmósferas emotivas moldeada a partir de un solemne poema recitado por Warren Shapovitch, que se ensalza con el apoyo de los sintetizadores y la voz de Fitoussi. No deja de ser curioso que, un disco editado en su momento con el objetivo de lanzar mundialmente la figura de Vangelis, haya acabado como otro incunable mas para los aficionados a la música del griego.(Ramón Sellarës).
arriba

Vangelis
L'apocalypse Des Animaux (1973)
por HLT

Primera de las muchas colaboraciones que Vangelis mantendría con el director Frederic Rossif, en esta ocasión para poner su música al servicio de un documento cinematográfico sobre el mundo animal. Felizmente, el resultado de tal simbiosis creativa no podría ser mejor. Pocas composiciones instrumentales consiguen inspirar tanta melancolía o tristeza con la engañosa simplicidad que lo hacen temas como "La Petite Fille de la Mer", "Le Signe Bleu" o la conmovedora "La Mort du Lop". También es increíble la capacidad de evocar la belleza del universo que poseen "Creation du Monde" y "La Mer Recomencee", piezas atmosféricas pero no carentes de incitantes melodías (sobre todo en el caso de la primera). Menos destacables son el corte genérico encargado de los títulos de crédito y la circense "L'Ours Musicien", aunque la escasa notoriedad que les da rondar el minuto los convierte en pura anécdota. L'Apocalypse des Animaux se ha convertido merecidamente en el primer titulo fundamental de una dilatada discografía.(Ramón Sellarës)
 

arriba

Vangelis
Entends tu les Chiens Aboyer (1975) / Ignacio (1977)
por HLT

Banda sonora de un film de Francois Reichemback, que volvería a editarse al cabo de dos años como álbum de Vangelis y bajo el titulo de “Ignacio” (nombre del protagonista de la película). Una premisa a tener en cuenta porque es posible que lo hallemos en el mercado con cualesquiera de los dos títulos, siempre dependiendo de la correspondiente reedición. Una vez solventado este pequeño inconveniente y lo tengamos en nuestro poder, podremos llegar a la conclusión únicamente con la escucha de su primera parte, de que estamos ante uno de sus mejores trabajos y, seguramente, del mas infravalorado en los setenta. Una primera parte que gira alrededor de una melodía envolvente y enternecedora, protagonista tanto en su inicio como en la conclusión, con un sombrío segmento central que es uno de los mejores momentos en la carrera del griego. La segunda parte diferencia mas los cortes como unidades independientes. De ellos podría destacarse el de apertura, de orientación clara hacia el jazz-rock, o el tercero, una seductora abstracción de sintetizadores muy en la línea de lo realizado por los músicos alemanes en discos como Zeit. Mención aparte merece el segundo corte, una excéntrica improvisación que algunos consideraran una genialidad y otros sencillamente una broma de mal gusto.(Ramón Sellarës)
arriba

- (c) 2000 - 2010 Progresiva 70s -