block

PRESENTACIONES EN VIVO - AÑO 2004

     
   
Red - Tango Trícupa,
Tucumán, Argentina
21th Century Schizoid Man
México
Einstrzende Neubauten
Estocolmo, Suecia
Jethro Tull
Buenos Aires, Argentina
Baja Prog 2004
Baja California, México
 
     


Redd - Tango - Trícupa
Tucumán, Teatro San Martín, sábado 7 de agosto.
Por Lucio Carnicer

El sabado al medioda, camine por todo el centro. La ciudad dispuesta para recibir el dia del niño, nadie sabia nada del recital de la noche -es mas- por un momento pense que se haba suspendido. Ningun cartel en la calle, ningun comentario en la radio...
A la tarde, despues de patear hasta el teatro ubicado frente a frondosos arboles, comprobe que todo estaba en marcha para una gran noche, y que el unico que no manejaba los codigos era yo. Aqui en Tucuman, cada vez que se reunen Tricupa, Redd o Tango, no hace falta machacar las cucas cien veces por dia con esloganes bien pensados o estudiados por una agencia de publicidad. El mensaje de boca en boca corre como pan caliente.
Y esa es justamente- la imagen para presentar lo de anoche. Musica con aroma a pan recien hecho en el Jardin de la Republica.

Redd Se va la primera!

Comienza Melina Ihmoff cantando y calentando el horno con 4 canciones nuevas y "Nocturnos de enero" del primer disco de la banda, acompañada por Esteban Cerioni en bajo, Luis Albornoz en guitarra, Carlos Capdevila en batería y Luis Salas en teclados. Acto seguido, se suma el GRAN Oscar Ihmoff en voz. Alguien usó alguna vez la metáfora del error de la cigüeña, y la pregunta es inevitable. Cuál sería el posicionamiento del Pájaro Ihmoff si hubiese nacido en alguna Meca rockera? Una voz única, de amplia tesitura, potente, de afinación perfecta, sin abusos operísticos pero sin desaprovechar sus dotes de cantante lírico y actoral. Su dicción suena provinciana y folklórica. Justamente esta noche, tendrá otra Re-unión, esta será con sus viejos compañeros de Las Voces del Norte, señero grupo del repertorio de la música vocal de raíz folklórica.
Claro que la teoría de la cigüeña es aplicable a los demás músicos. Cerioni y Albornoz son músicos de excepción, aquí, allá y en el confín del mundo...
El repertorio está focalizado en obras del segundo disco, interpretaron entre otros: La esmeralda, Dedos tristes, El asesino sentimental, y del primer LP: Reyes en guerra.
Vale destacar los toques del joven tecladista Salas, confiriendo momentos sinfónicos a los temas mencionados.
Súper síntesis: Redd, una de las mejores bandas progresivas del aquí, allá y del confín del mundo... (por no decir una guasada).

TANGO !Se va la segunda!

Escenografía urbana, perfiles de edificios en el fondo.
El clásico teatro se pone callejero, blusero y rocanrolero. Agüero, el capitán de Tango, es un personaje muy querido en esta ciudad. Carismático, canta con el cuore letras directas; homenajes al Che, a los muertos en la Guerra de Malvinas, memorias de días terribles en la tierra del gran hijo de P de Bussi.



TRÍCUPA !Se va la tercera!

Escenografía: todo muy hippie, sicodélico, las luces te remambean !loco!. El fondo se parece a la estética del último disco de Pez. Tocaron alrededor de 18 temas. Fue como meterse en el agua después de un largo día de verano caminando bajo el sol. No es que no esté bueno caminar bajo el sol en verano, pero !Quée bien que vino las frescura de Trícupa!. Muchos textos escritos en la adolescencia donde cualquier canción puede ser una declaración de principios. "Tenemos que procurar el verde", reflexiones de vida de un recién iniciado, descubrimientos y deslumbramientos...Aqui aparece un nuevo viejo personaje: Giambastiani, un guitarrista que regresa después de muchos años a Trícupa.

Todo lo que suena y se ve en escena es fresco, excelentes arreglos vocales (Ihmoff, Cerioni, "Gamba").
Trícupa: canciones descontracturadas y con magníficos arreglos.
Un apartado para el mentor, motor, gestor, "unidor" y muchas cosas más llamado Carlos Capdevila !Y para colmo le da con todo a los parches!
Bueno, 3 horas de música y tantas cosas más, se los recomiendo para el próximo viernes en Baires.
Saludos.
 
Lucio Carnicer
(un cordobés haciendo tiempo en la terminal de Tucumán)

arriba

21th Century Schizoid Band
México, 22/04/04
Por Rubén Muñoz

El año pasado haba leído algunas reseñas de conciertos de este grupo y yo me preguntaba: A quién le interesará escuchar un King Crimson sin Fripp?
Pero al documentarme un poco acerca de los integrantes y el set list de dicha banda mi interés fue creciendo, y ayer que los escuché en vivo me di cuenta que es un grupazo.
Tengo muy presente un pasaje del booklet del disco "Ladies of the Road" donde Ian Wallace recuerda sus años con K.C. y entre otras cosas comenta que la salida de Mc Donald y la entrada de Collins a él pareció como si hubieran cambiado a J.P.Rampal por Coltraine. Quizás se refiere a la formación de cada uno, la de Mc Donald más clásica y la de Collins más jazzera. Esto es uno de los puntos donde me parece que la 21CSB está muy bien equilibrada, y que decir del zurdísmo Wallace (en la batera es como si tuviera 20 años otra vez) o ese gentleman que es Peter Giles (qué finura para tocar).
21st Century Schizoid Band - rock.com.mxA Jakko Jakszyk (ex level 42) le toca como se dice en México "bailar con la más fea" es decir se le encarga una enorme responsabilidad al ser la voz líder y guitarrista además de que en México estuvo leyendo en español algunos textos para presentar los temas, en 21CSM hizo referencia a Vicente Fox (presidente de México) y Tony Blair.
La verdad yo pienso que todo esto lo hace de una forma muy decorosa.
El Concierto :
Nostálgico, muy prendido, sin" estrellas excéntricas", con muy buen set list, no muy bien ecualizado, con mucha entrega del público (no muy numeroso) y del grupo.
Los músicos:
Todos muy sencillos y tratables, con una gran experiencia y dominio de sus instrumentos, muy ensamblados, sorprendidos por la respuesta de la gente, todos requirieron de vez en cuando mascarilla de oxígeno (supongo que por la altura del DF)
El set list:
Ups! Mi memoria es muy mala pero recuerdo que abrieron con Pictures of a City y antes de los encores cerraron con 21thCSM. Ahora, no sé si en orden pero también hicieron Cat Food, In the Court..., Catleys Ashes (pieza original de ellos), Ladies of the Road, I Talk to the Wind, Sailors Tale y Epitaph entre otras.
Los encores fueron
1.- Una sorpresiva Starless and Bible Black (Para entonces ninguno de ellos estaba en KC) y
2.-Birdman (pieza instrumetal de McDonald)
Si regresaran no me los perdería.
arriba
21th Century Schizoid Band
México, 22/04/04
Por Hctor Raso

Va Sol&Deneb Producciones, el da de ayer Jueves 22, la comunidad progresiva mexicana se vuelve a dar cita para atestiguar de primera mano la actuacin de los poqusimos actos que faltaban por visitarnos. Toc el turno a una leyenda que ostenta virtualmente un nombre diferente al nombre original de la banda que los vi proyectarse hacia alturas artsticas insospechadas. Me refiero a la 21st CENTURY SCHIZOID BAND. Mucha expectacin causaron desde su surgimiento ( debo decir "regreso?) pues el pblico progresivo volvera a escuchar el material ya olvidado de los primeros lbumes de KING CRIMSON. En vista de que ROBERT FRIPP se alejaba cada vez ms de volver a interpretarlo en vivo, los ex-CRIMSON PETER GILES, IAN McDONALD, MEL COLLINS e IAN WALLACE, acompaados por el no menos genial ex-LEVEL 42 JAKKO JAKSZYK, consideraron conveniente seguir dndole aire a aquellas mticas piezas que sublimaron la escena prog. El resto es historia conocida. No fu realmente sorprendente el entusiasmo del notablemente reducido y selectsimo pblico que acudimos a la cita pues estbamos sabedores de que en breve tendriamos ante nosotros compareciendo a msicos de talento ilimitado y de lo ms influyente de la baraja musical de todos los tiempos.
Las acciones dieron comienzo con "Pictures of a city" y desde ya se vislumbraba una jornada con mixturas bien jazzy. Y cmo no iba a ser as pues ya por defecto "In the court of the Crimson King" e "In the wake of Poseidon" tienen tendencias jazzisticas muy marcadas y que seguirn presentes en la msica venidera de KING CRIMSON. La audiencia respondi de forma dramtica desde stos primeros escarceos.
Muy en lo particular celebr haber visto actuar a MEL COLLINS pues me asaltaban las siguientes preguntas: A cuantos otros msicos no conoce ste hombre? En cuantos discos ha participado cmo saxofonista invitado? Sin duda se trata de un msico simplemente nico no slo por lo tcnico sino tambin por la cantidad de trabajo hecho al da de hoy.
Seguiran desfilando joyas cmo "Cat food", "21st century schizoid
man", "In the wake of Poseidon", "Starless and "Bible Black", "I talk to wind", "Epitaph", "Court of the Crimson King", etc.
Para la ejecucin de "Cadence and cascade", JAKKO, MEL e IAN McDONALD hicieron un tro de flautas transversas cmo introduccin que fue merecidamente celebrado por la audiencia.
Ejecutaron tambin un tema reciente de IAN McDONALD el cual no gozaba de la cordura caracterstica de la msica que estbamos escuchando.
Sin embargo, ejecutaron un tema escrito por la banda recientemente,
muy jazzstico y super-progresivo que le rompi la cabeza a la audiencia. Una verdadera maravilla.
Cabe destacar que los presentes no extraamos la presencia del
mellotron pues tanto MEL cmo IAN McDONALD emularon su sonido con sus respectivos sintetizadores.
Hacia el final de la sesin los presentes ya mostrbamos signos inequvocos de locura pues la potencia de la fusin nos tena atnitos, al grado que nos vimos motivados a pedir ms. Nos complacieron con dos encores.
La sesin se vi colmada con una firma de autgrafos aprovechando la distribucin de su tercer bootleg oficial llamado "Live in Italy".
Ojalá los volvamos a tener por aquí.
arriba
Einstrzende Neubauten
en Estocolmo
Por Jorge Jofré-Ortega

Escribo algo antes de que sigan pasando las semanas. El 20 de marzo toc Einstrzende Neubauten en el local Arenan de la Fryshuset en Estocolmo, en la gira de presentacin del ltimo disco Perpetuum Mobile. Es relevante explicar la gnesis de este disco, en la que los fans del grupo tuvieron una participacin inusualmente activa: como una solucin de independencia econmica a la hora de pagar las horas de estudio, los locos crearon un "club de auspiciadores". Pagando una cantidad de dinero (creo que eran 35 dlares), los fans tenan acceso a las sesiones de grabacin via cmaras web, versiones en progreso de los temas, discusiones en texto y en vivo con los miembros de la banda, adems de acceso a material descartado del disco. Durante las discusiones los supporters' pudieron adems dar sus opiniones acerca de qu material inclur (y descartar) en el disco, etc.
Menciono esto porque el aspecto tecnolgico-tribal se manifiesta al entrar al recinto en la forma de un afiche que avisa que inmediatamente despus del concierto se van a poder comprar discos con la grabacin del mismo; discos recin salidos del horno y cuyas tapas estn ya a disposicin de los curiosos. Recin despus del concierto nos enteramos (la larga cola de interesados) que el nmero de copias es adems limitado, y los discos se acaban y la gente caliente, etc.
Despus de unos teloneros locales que por suerte slo hacen tres temas (baladas acsticas con cello, justo lo que el mundo est esperando), sale la banda a escena. Blixa saluda especialmente a los 'supporters' presentes, y se largan a tocar. Hacen casi solamente temas de los ltimos dos discos. Entre tema y tema algunos del pblico empiezan a pedir cosas, sobre todo temas viejos; un loco grita notoriamente pidiendo Kalte Sterne, hasta que Blixa le dedica un tema viejo que (dice) nunca han hecho en vivo, y se largan con Neun Arme (del Patienten O.T.). Ms adelante anuncia un tema nuevo, y hacen Haus der Lge, seguido de Armenia. Aparte de eso y algunas improvisaciones, hacen slo temas recientes.
El escenario de Neubauten: Blixa al centro slo con micrfono. A su derecha Alexander Hacke al bajo y a la izquierda Jocken Arbeit (de los "nuevos", miembro de Die Haut) en guitarra. Atrs y sobre una larga tarima (casi 1 metro ms alta que el piso del escenario) est la percusin a cargo de Andrew Chudy y Rudolf Moser (el ms nuevo) ms un tipo que apoya en teclados y samples.
La percusin y los instrumentos de factura propia son captulo aparte. Donde tradicionalmente debera estar la batera hay un andamio con planchas y tubos metlicos. Una jaula de fierro. Un invento de la banda es una mesa metlica sobre la que hay un resorte tensado, que es golpeado o manipulado con diversos elementos (por ejemplo un taladro elctrico), generando sonidos que van desde una vibracin ultra grave hasta un elefante en el dentista.
El juguete ms nuevo es el "aircake" (que aparece en la tapa del Perpetuum Mobile), que es un montn de basura, botellas PET y latas de conserva, pegados sobre el plato de un tocadiscos que al girar, y con ayuda de una pistola de aire, genera diversos sonidos elicos.
Otro invento usado en muchas variantes son juegos de grandes tubos de PVC tocados a manera de zampoas, siendo soplados con pistolas (sopletes) de aire comprimido. En un tema se descargan totalmente los compresores de aire y hacen una improvisacin mientras stos se vuelven a cargar.
Durante el concierto Blixa hace chistes un par de veces acerca del predominio de la percusin y las "zampoas" de PVC, diciendo que en realidad lo que ellos hacen es "world music" para los pobres.Despus de poco ms de una hora de concierto Blixa se pone a hablar de nada en particular, para finalmente explicar que tiene que hacer tiempo para que los tcnicos puedan poner a grabar el 2do disco.
Tras la primera vuelta a escena dice Blixa que van a tocar un conjuro contra la gente del sello Some Bizarre que se dedic todos estos aos a robarles su creatividad, su genio y su juventud, introduccin luego de la cual hacen el tema Grundstck (que cierra Perpetuum Mobile)
Despus de irse por segunda vez, vuelven a un segundo encore y Blixa explica que le acaban de decir que todava quedan como diez minutos para meter en el disco, y hacen los ltimos tres temas.
Es la primera vez que los veo en un local cerrado y el sonido fue mucho mejor y el ambiente algo ms ntimo. Las dos veces anteriores los vi en escenarios al aire libre en festivales. En realidad se trata del mismo festival, en Arvika, el 93 (Tabula Rasa) y el 2000 (Silence Is Sexy), que son las nicas veces que Neubauten ha actuado en Suecia. Esta mayor "frecuencia" de visitas (en comparacin con los 80s, su poca clsica) se debe a que Neubauten es ahora una banda bastante convencional, paquete que incluye el realizar giras de promocin de los discos que van saliendo. Podra decirse que los tipos despus de alcanzar su tope creativo (Haus Der Lge), dejaron la experimentacin de lado y ahora se dedican a cosechar el fanatismo de sus seguidores.
El estereotipo del historial creativo de una banda punk se suele resumir de la siguiente manera: un grupo de tipos que apenas saben tocar sus instrumentos se junta a hacer msica; a medida que van tocando van descubriendo su propia esencia expresiva a fuerza de experimentacin y alcanzan de esta manera su tope creativo; finalmente los locos de tanto trabajar terminan aprendiendo a tocar sus instrumentos, se acaba la experimentacin y se comienza a repetir una frmula, y los tipos terminan a veces siendo caricaturas de s mismos, etc. Todos estos estadios, vividos y conceptualizados en extremo, pueden traducirse a las etapas de desarrollo que ha experimentado Neubauten. De haber partido con la intencin de inventar la msica partiendo de cero, pasando por su cima creativa en que retrataron la angustia urbana con una intensidad pica que no era de este mundo, los locos ahora se dedican a hacer temas bastante convencionales, parecidos entre s, de una belleza a veces intensa pero fcilmente inteligible. Adems la predileccin por meter temas en ingls le quita dramatismo a la expresin, adems que los textos parecieran ms torpes. Sin duda no son lo que fueron. Alguien una vez hizo una hermosa descripcin de la esttica de Kraftwerk como una nostalgia del futuro. Parafraseando la idea podra decirse que la esttica de Neubauten era la anti-nostalgia de un futuro postnuclear, salida del epicentro mismo de la Guerra Fra; era, digo, hasta la cada del muro (coincidentecon Haus der Lge), quiebre tras el cual los tipos tuvieron que reinventarse a s mismos y salir a descubrir el mundo, estoltimo catapultado por la masificacin del campo independiente en los 90s.
Con una propuesta artstica algo ms intelectual (postmodernista, digamos, por la abundancia de referencias literarias y de las otras), y con su nueva interesante forma de autogestin e interaccin con sus fans, acorde con los tiempos, podra decirse que la esttica del Neubauten actual es una nostalgia del presente, una nostalgia de la utopa ciberntica que estamos teniendo la suerte de vivir aqu y ahora.
arriba
Jethro Tull
Buenos Aires, Teatro Gran Rex, 23, 24 y 25 de marzo
 Por Humberto Luna
Fotos: Pablo Podestá

Por tercera vez en su carrera Jethro Tull se presentó en Buenos Aires.
Asistí a la tercera fecha de las tres que se ofrecieron en el teatro Gran Rex. A pesar del alto valor de las entradas, un lleno absoluto, que me comentan fue la constante, observada durante el martes y el miércoles. Un público heterogéneo, con diferentes generaciones representadas, muchos padres con sus hijos y un infrecuente número de mujeres para lo que suele verse en un espectáculo de rock.
Como telonero vimos y escuchamos a Guillermo Cides en una agradable presentación en la que demostró sus habilidades con el stick y su capacidad de hacer muy humana una actuación pletórica de loops y otras yerbas tecnológicas. Guillermo se retiró calurosamente aplaudido por el público.
La banda de Anderson, por su parte demostró lo que todos esperbamos. Un enorme profesionalismo que hizo que las versiones actuales de los temas clásicos no defraudaran a casi nadie. Este fue un punto importante para el excelente recibimiento del público: los temas nuevos no ocuparon un espacio mayor del que el público hubiera querido tolerar. Y es que, supongo, todos queramos gozar de los temas consagrados de la banda.

Sobre los músicos podemos comentar que Anderson hace gozar con cada sonido que emite su traversera, siempre matizada con los graznidos que emite entre nota y nota, sorprende con su sobriedad en la guitarra acústica y emociona con la habilidad que tiene para manejar su voz, cuya potencia ha sido afectada por el paso de los años, como es lógico esperar. Sin embargo hay allí una enorme habilidad para llegar hasta donde se debe, para mostrar los giros que las canciones exigen y desparramar dignidad en forma permanente.
Un dato más que hace a la grandeza de Ian; la capacidad de reírse de si mismo al caricaturizarse escénicamente en una exageracóin de sus propios gestos y actitudes. Martin Barre, el otro histórico, ya me parecía viejo en los 70s, y ahora se me asemeja a un fantasma o mejor a un ángel que con su frágil figura extrae de la guitarra toda la contundencia que necesita Jethro. Tanto el baterista como el tecladista se adaptan a la perfección a los cambios estilísticos que sufrió la banda a lo largo de los años y que se ven reflejados en la sucesión de temas. En mi impresión al bajista Noyce se lo nota algo estético y poco personal, y me hubiera agradado escucharlo más suelto y enérgico.
Una verdadera fiesta de recuerdos con una banda que conserva su potencia y refinamiento, con un líder que es capaz de hechizar al público con su desbordante personalidad y una parte importante de la mejor música que nos ha dado el rock.
arriba
Baja Prog 2004
Mexícali, México, 27, 28 y 29 de marzo 2005
por Josué Sosa

Luego de recrear el oído durante tres noches consecutivas, me sito en este reclinatorio para describirles cada uno de los momentos acontecidos en el Baja Prog 2004, cuya mugiente vibra y esplendoroso espectáculo llenaron por sí solos los anales de la historia progresiva en México.
Y bien, de entrada, llegué raudo, como famélico felino en persecución de una gacela, al Hotel Araiza Inn, donde apenas ingresé ya estaba en escena el grupo norteamericano de neo progresivo Forever Twelve, el cual personalmente encontré vacío y sin muchas ideas que aportar. Es el típico grupo de sesgo neo sinfónico americano, con tintes medio dulzones, aunque a veces aceptables. Francamente no le presté mucha atención, pues al aire libre, charlando y chuleando con los amigos como que no se disfruta de la misma manera en que se goza de un show en el teatro.  
Posteriormente, se presentó el grupo venezolano Equilibrio Vital, el cual me agradó por la manera en que incursiona de lleno al folclor de su país, agregando cellos y percusiones bastante atrayentes. El grupo, ciertamente, impregnó a su música ciertos toques de folklore, que me evocaban a los más sugerentes latifundios venezolanos, añadiéndoles bellos y dulces cánticos. Al final, el grupo cumplió moderadamente con su actuación.
No obstante, considero que las agrupaciones que exponen su música en el Hotel no son muy seguidas por la mayora del público, quizás en esos momentos recreándose con cervezas, comida en abundancia y la charla obligada. No así sucede en el Teatro, en donde el perfomance de los grupos es tomado con mayor seriedad, sobre todo si es una banda a la que deseas apreciar. Así, ya instalados en el teatro nos dispusimos de atestiguar la presentacin de Cast, el grupo local, el grupo de casa.
La dinámica exhibida por Cast cambia radicalmente con respecto a sus producciones anteriores, pues en ésta se orientan más a lo hard, sin dejar de sonar neo progresivo. Las guitarras cobran mayor fuerza, aunque pierden esa profundidad y diafanidad que alcanzaba Francisco Hernández al ejecutarla. El bajo sonaba muy duro, pero sin coordinación a mi parecer. Lo más aceptable, como siempre, son los teclados tocados por Alphonsus Vidales, que sigue demostrando poseer una técnica admirable, que aun así no deja de ser repetitiva y manida. La banda presentó en su mayor parte piezas de su último lbum, "Albandaluz", intercalándolas con extrañas imgenes expuestas en una pantalla gigante. Aunque no son de lo mejor que viví, algunas piezas me agradaron, no obstante de que el ascenso musical del grupo es visible. (Aunque prefiero álbumes anteriores, sin ser tampoco de mis favoritos), como dije, desde un aspecto más pesado.
La banda que seguía a la actuación de Cast, fue la brasileña Pocos Et Nuvens, una revelación para mí, pues ni siquiera haba escuchado mencionar su nombre. La banda me agradó, pues desde mi punto vista le dan un particular sello a su música, agregando flautas y vientos muy típicos de Brasil. El público, que creo tampoco había escuchado algo del grupo, quedó satisfecho con su presentación, que logró transmitir una hilarante y alegre vibra al recinto. Me agradó la ejecución de la flauta, bastante rica y variada, pasando por dulce y grácil, y acabado con lo tenue y reflexiva. La fisonomía de algunos de los músicos nos recordaron a los Elfos. Bastante graciosos y simpáticos.
Como colofón de la noche de jueves, la sensación de Suecia, Anekdoten, ya afilaban sus escalpelos. Desde que salieron en escena, la atmósfera producida llama a las densas y apocalípticas vibraciones crimsonianas de mitad de los setentas. Parecan extraer de las entrañas de Lark Tongues In Aspic pequeños fragmentos, revitalizados con poderosos y enérgicos pasajes propios de Anekdoten, que por sí solos demostraron una y otra vez por qué son una de las bandas más maquinales y fascinantes de la escena actual de Progresivo en Suecia.
El bajista, que seguramente bien estudió la técnica y pericia de John Weton, atacó cada pieza con gran precisión, fidelidad en el tono, mesura y fuerza expresiva, mientras que el guitarrista, de angelical y ominosa mezcla de Chuky, el terrorífico niño diablico, supo poner en orden sus "ragadas", aunque no me sorprendió en demasía su manera de tocar, bastante alejado de la calidad inmensurable de Fripp.
Al da siguiente, luego de mitigar la resaca a base de jugo de naranja y emparedados de jamón y queso, seguimos la avenida que nos llevaría nuevamente al Hotel Araiza, donde actuarían el grupo español Psicotropia y Clearligth, comandado por el genial músico francés Cyrile Verdeaxus, que acompañado de músicos americanos conformó una renovada versión de la banda. Los primeros, francamente no los escuché con mucha atención, pues en ese entonces el sol estaba calando fuerte, y, junto a unos amigos, opté mejor por ir a beber cervezas a una de las suites. No obstante, de repente fuimos interrumpidos por el espritu creativo de Clearligth, en donde el tecladista y líder Verdeaux produjo envolventes y lunáticos pasajes ambientales, contrastando decisivamente con el grupo antepuesto, y dejándonos en claro que su música debió presentarse en el Teatro del Estado, y no en un desguarnecido vergel en donde el melómano normalmente acude a embriagarse de espumosos y sabrosos lúpulos. Luego de una soberana actuación, en donde el grupo exhibió material clásico y nuevo, avivadamente el músico y adalid, Verdeaux, fue agasajado por un abismado y absorto público, que le demandaba autógrafos de sus álbumes, vendidos como pan caliente.
Ya por la noche, bien nutridos por un suculento buffet, arribamos nuevamente al Teatro, en donde estaban programadas las bandas: KBB, DEUX EX MACHINA y SOFT WORKS. El menú de día, vale subrayarlo, superaba en creces al menú de carnes y mariscos que degustamos unas horas antes, pues en lo particular consideraba como el cartel más prominente del festival, bastante bien fundido de jazz fusión progresiva y free jazz. La primera agrupación que salió en acción fue la nipona KBB, una ignota y flamante banda de la cual sólo haba recibido buenos comentarios, pero que nunca haba tenido la suerte de escuchar. Desde que Akihsa Tsubor, violinista, guitarrista y compositor del grupo, apareció en la plataforma, supe enseguida que la propuesta de Kbb sera todo un acontecimiento, capaz de tatuar con pátina de oro el historial del Baja Prog. Y sí, ciertamente, el grupo fue todo un suceso, una maravilla, un verdadero despliegue de talentos, de imaginación, de pulimento sonoro que deslumbr, y deslumbra, al auditorio entusiasta. El grupo trae una onda similar a Jean-Luc Ponty, acercándose también a ligeras y tenues pinceladas a la Canterbury, sobre todo por el sonido de órgano que remite al Lowrey de Ratledge. Geniales, geniales las ejecuciones delirantes del organista, de la precisión y bien entonado bajo, de una cumplidora batera, y, sobre todo, del desempeño certero del violinista, el Ponty nipón, definitivamente.
Luego de un intervalo pequeño, bien aprovechado para comprar CDs, llegó la hora de la deslumbrante banda italiana Deus Ex Machina, cuyo compromiso y adeudo con el público sera ahora mayor, pues la impresión dejada por los japoneses de Kbb sera una tarea difcil de superar. Empero, conociendo la capacidad y el potencial de Deus Ex Machina no dudé en la evolución musical del Festival. Y, ciertamente, el show exhibido por los mediterráneos fue todo un orgístico placer auditivo. La banda mostró su lado más jazzero, ese que remite durante plácidos lapsos al Canterbury y a la fusión, que sobresalientemente captura pasajes peinados por un órgano climático, envolvente, a su vez aderezado por la cadencia rítmica del bajo y una guitarra que no chilla, gruñe. La voz de Alberto Piras, sin embargo, me pareció sobre procedida, inquietante, pero sin llegar a la tesitura e intensidad de su superhombre, su héroe y semidios Demetrio Stratos. En su mayor parte, al menos lo que alcancé a reparar, la banda tocó material del Cinque su última obra, y quizás la más lograda, por lo que el grupo acentuó la fluidez de la melodía en encadenadas métricas jazzísticas, columpiándose en fascinantes arcos melódicos y en fascinadores pasajes astrales. Un dechado de virtud y de riqueza instrumental fueron ostensibles sinónimos de Deus Ex Machina, la sensación de Italia.
Llegó el momento más nostálgico y emotivo para mí, y seguramente para muchos otros, pues los músicos que alguna vez alcanzaron el ápice del Canterbury se reunían y se entregaban a un público perplejo, ensimismado e inquieto, que ahora bajo las investiduras y ropaje de Soft Works, y con una propuesta ms inclinada al free jazz, lograron transmitir al público una ambientación sumamente astral. Elton Dean, John Marshal, Hugh Hopper y Alan Holdsworth son unos jefazos, unos verdaderos músicos, unos maestros improvisadores que no necesitaron hacer ninguna clase de aspavientos para entretener al auditorio.
Marshal y Hopper no dejaban de improvisar; Marshal es el dechado del baterista fino y elegante, de lo más selecto que alguna vez mis ojos y oídos apreciaran en su vida: el mejor baterista que he escuchado, así de sencillo. Dean, por su parte, que ya ha sido golpeado por los estragos de la senectud, no deja de maravillarme: sus ejecuciones con el saxo alto y saxo barítono siguen teniendo una mezcla de belleza y demencia, tan subyugante como en sus años de esplendor con los Machine. Holdsworth, por su parte, fue el más aislado del grupo, no obstante que su guitarra no dejaba de refulgir. Ejecutaron prácticamente todo el álbum del "Abracadabra", entre las cuales resalto piezas como Seven Formerly, Klicks, que es la misma Calyx que toca Hatfield And The North en su opera Prima, aunque en esta versión reemplazan la fina y dulce voz de Wyatt por el profundo y sensitivo sax de Dean. De Soft Machine interpretaron una alucinada y tétrica Facelift para fruición de los admiradores de la Máquina Suave. Lamento que un significativo porcentaje del público no haya aguantado tanto alucine, tanto free jazz, pues el grupo sencillamente estuvo increble. Como músicos, fuera de la energía y vitalidad de un grupo más progresivo, fueron los Softworks los más extraordinarios, los más dominantes de su instrumento y de la escena.
Ya, sorprendidos por los fulgores del amanecer de sábado, tanto mis camaradas como yo nos dispusimos a servirnos una sabrosa y bien sazonada carne asada, bien acompañada de una sípida salsa y unas heladas cervezas. Así, después de hartarnos, nos aventuramos puntuales a la última cita en el Hotel Araiza Inn, donde el argentino Guillermo Cides y los venezolanos Kré serían el canapé previo a las actuaciones de Jaime Rosas Trío, Art e Mestieri e IQ.
Infortunadamente no llegamos a tiempo para apreciar en escena al virtuoso ejecutante del stick, Guillermo Cides (a quien pude escuchar y ver, no obstante, en el compartimento contiguo a la gran sala del Teatro); pero sí alcanzamos a escuchar a Kr, una sensacional banda venezolana cuya música está orientada a lo experimental, con ciertos brotes de jazz y música electrónica. El sonido no les ayudó, y ante ese aspecto, me parece no lograron atrapar ni subyugar al público como algunos pretendían.
Ahora paso a comentar el desempeño de los últimos tres grupos del Festival: Jaime Rosas Trío, Art e Mestiery e IQ. El primero, de origen chileno, es un facsmil de ELP, aunque a mi gusto demasiado irregular. No es que Jaime Rosas sea un tecladista de bajo rango, pues su ejecución es buena y aceptable, pero el "pero" que percibí fue en la parte vocal y, sobre todo, en la compositiva: la contextura armónica es bastante predecible. Además, la voz del intérprete y bajista no terminó de convencerme; el bajo era ensordecedor y atronador, de una desmedida discordancia del sonido. La actuación del grupo sólo duró acaso 40 minutos...es sólo una observación muy particular, que puede diferir de la respetable apreciación del gran público. Pero como en todo, ningún grupo musical que tenga el denuedo de hallarse frente a una audiencia merece ser condenado a una malhadada crítica... cualquier banda tiene mis respetos y mi admiración, gústeme o no.
Sin embargo, luego del exiguo entremés, finalmente llegó la manducatoria fuerte, la más esperada por muchos de los asistentes: se trataba de Art e Mestieri, uno de los más cimeros y destacados grupos de la escena italiana de los setentas. El despliegue técnico que sobrevenía a continuación quedaría circunscrito en un aurífero compendio de actuaciones en el Baja Prog. Paternoster!!!...qué forma de ejecutar la batera por parte de Furio Chirico, para muchos un Carl Palmer italiano, pues su destreza, fuerza y arrebatadora técnica ejemplificaron claramente que el virtuosismo que posee no sólo es parte de una ficción, porque en el contexto este, de atlética condición física, tiene un absoluto dominio de la ejecución de la batera. Con él, resaltar la actuación del guitarrista Gigi Venegoni -- qué manera tan más soberbia de tocar!--, del tecladista Beppe Crovella, que demostró una coherencia y coordinación inteligente y admirable en el concepto de la banda, atacando con solos de órgano envolventes, ambientales, prominentes; también, al bajista e intérprete Marco Gallesi, que sigue preservando una voz dulce, fina y bruida, otros de poseer una técnica en el bajo bastante aceptable.
La banda tocó prácticamente toda su gema "Tilt", concertándola con algunas piezas del "Giro Di Valzer Per Domani" y, segn recuerdo, con temas del "Articollezione", su ltimo trabajo, que no haba tenido la oportunidad de escuchar. El público quedó abstraído por la magnificencia de Art e Mestieri, que sorprendió no sólo a los progresivos, sino además a las edecanes y al cuerpo de seguridad del recinto. Hora y media de magia, recuerdos y virtuosismo con Art e Mestieri.
Sorpresivamente, los organizadores acordaron en que serían los ingleses IQ quienes cerraran el Festival. Digo sorpresivamente porque en términos de complejidad, calidad y jaez musical, IQ est por debajo de algunas de las otras bandas que actuaron previamente (Como en el caso de Art e Mestieri, Soft Works o Deus Ex Machina, por ejemplo). Claro, desde un enfoque mera y estrictamente particular, pues quizás para los organizadores es todo lo contrario. La actuacin de la banda fue buena dentro su estilo; estas piezas, entre otras que no recuerdo, son las que tocaron: The Darkest Hour, No Love Lost, Widow's Peak, Failsafe, 7th House, Corners, Subterrnea, Guiding Light, The Enemy Smace Encore: Headlong, entre otras que, como acoté, no ubico en estos momentos. Aunque a muchos no les agrada mucho el neo progresivo que expone IQ, yo creo que el grupo tiene sus méritos. Pero repito, para mí no debieron ser los taponeros del evento, pues muchos de los asistentes estábamos aún maravillados por la increble demostración de Art e Mestieri. Nos vemos el próximo año, Baja Prog 2005.
Un Festival inolvidable.
arriba
   
 

- (c) 2000 - 2008 Progresiva 70s -